«Que viviese en un centro no implica que sea menos capaz»

Xavi es uno de los miles de jóvenes tutelados que cada año saltan a la vida adulta sin respaldo familiar

Parte de la sociedad aún piensa que son personas conflictivas o menos capaces, solo porque vivieron en centros. Pero Xavi tiene su propia fórmula para enfrentarse a estos prejuicios y seguir adelante.

Xavi vivió en un hogar de Igaxes hasta que pudo emanciparse con un trabajo

Hoy comparte piso en Vigo con otros chicos y se mantiene gracias a su trabajo como cuidador de barrio. Cada día recorre las calles del Casco Viejo o de O Calvario en busca de desperfectos o de objetos perdidos. U ofreciéndose para dar indicaciones a las personas que visitan la ciudad.

Sin embargo, de entre todas sus funciones, “la que más me gusta es estar con las personas mayores, charlas con ellas y ayudarles a sentirse más acompañadas”.

“El cubo de Rubik me ayuda
a organizar mi vida”

Pero este trabajo es temporal. Y para salir adelante por sí mismo, Xavi sabe que seguirá necesitando todos los recursos y toda la fortaleza emocional que sea capaz de reunir.

Incluso si esa fortaleza proviene de un pequeño juego portátil como el cubo de Rubik. Siempre lleva uno en la mochila -tiene muchos diferentes- porque resolverlo le ayuda a enfrentarse al día a día.

Para Xavi este juego es una metáfora de la vida, pero también una respuesta contra los prejuicios sociales. Contra el estigma injusto que aún mira a las personas tuteladas como conflictivas o menos capaces. “Que haya vivido en un centro no significa que no tenga capacidades; soy un ser humano igual que todos”.

Más de 3.000 niñas, niños y adolescentes viven hoy
tutelados en Galicia

Y, en los últimos diez años, más de mil encontraron un hogar en las viviendas tuteladas de Igaxes. Allí han podido prepararse, como Xavi, para dar el salto a la vida adulta con las mayores habilidades y autonomía posibles.

Pero otros muchos no tienen esta opción. Y cuando cumplen 18 años tienen que enfrentarse al mundo en soledad. Sin familia ni apoyos, están obligados a resolver cada día su propio cubo de Rubik.

Cambia su vida

Únete a igaxes para cambiar la vida de miles de niñas, niños y jóvenes.

Contigo podemos darles la protección y la educación que necesitan. Juntos haremos posible que sean de mayores lo que sueñan ser.