Aprobada en el Congreso la Ley Integral de Protección a la Infancia y la Adolescencia

Celebramos su aprobación con amplio consenso y esperamos que se vote en el Senado para su pronta entrada en vigor.

Es una emergencia implantar un marco legal que proteja a las niñas, niños y adolescentes que hoy sufren violencia, abuso o desprotección. A la esperar del texto definitivo, desde Igaxes consideramos que la ley establece avances muy importantes en estos ámbitos:

La lucha contra el abuso y la violencia

Se establece el deber de denuncia, imprescindible para que miles de casos silenciados puedan salir a la luz. Se amplían los supuestos de desamparo, lo que permitirá luchar conta la desprotección que muchos niños y niñas padecen en su ámbito familiar. Además, aumenta el plazo de prescripción del delito hasta que la víctima cumpla los 35 años. Esto dará más tiempo a las víctimas para denunciar (hasta ahora estaba en los 18 años).

La defensa de los derechos de los niños y niñas

Se fijan más garantías para su interés superior. Éste será determinado en cada caso concreto y no de forma genérica como hasta ahora. También se refuerza el derecho de la infancia a ser escuchada. A partir de ahora, la denuncia de un niño o niña será reconocida con independencia de su edad o madurez.

La protección especial de la infancia y la adolescencia

Pasarán a considerarse víctimas en todos los casos de violencia machista. Es también fundamental -si bien debiera ampliarse al menos hasta los 16 años- la implantación de la prueba preconstituida para menores de 14. Esto impedirá su revictimización y reducirá su sufrimiento durante el proceso judicial.

Educación contra la violencia

También saludamos la implantación de la educación afectivo sexual en todas las etapas educativas. Confiamos en que venga acompañada de protocolos claros, unificados y participados por el alumnado.

Estos protocolos deben aspirar a ser eficaces para prevenir el abuso y el maltrato, acoso escolar, ciberacoso, acoso sexual, violencia de género, autolesión, suicidio ou cualquier otra forma de violencia. Para eso es necesario que se fijen claramente las competencias de la nueva figura del coordinador de bienestar.

Garantías de aplicación

Esperamos que esta Ley esté acompañada de garantías presupuestarias que requiere un asunto de Estado como es la protección a la infancia. También se necesitan garantías para que la gestión de los registros unificados y la coordinación entre administraciones y profesionales sean impecables.